Día Mundial de la Inocuidad Alimentaria

Internacionales

Este día se conmemora anualmente el 7 de junio para inspirar acciones que ayuden a prevenir, detectar y gestionar los riesgos transmitidos por los alimentos. De esta forma contribuir activamente a la seguridad alimentaria, la salud humana y la prosperidad económica y el desarrollo sostenible.

El Día Mundial de la Inocuidad de los Alimentos se adoptó el 20 de diciembre de 2018 por la Asamblea General de las Naciones Unidas.

El acceso a alimentos inocuos y nutritivos en cantidad suficiente es fundamental para mantener la vida y fomentar la buena salud. Las enfermedades transmitidas por los alimentos suelen ser de naturaleza infecciosa o tóxica. Están causadas por bacterias, virus, parásitos o sustancias químicas que entran en el organismo a través de alimentos o agua contaminados.

Se etima que hay anualmente 600 millones de casos de enfermedades transmitidas por alimentos. Los alimentos no inocuos son una amenaza para la salud humana y las economías. Afectan desproporcionadamente a las personas vulnerables y marginadas y a las poblaciones sujetas a los conflictos y la migración. Se calcula que cada año mueren en el mundo 420.000 personas por comer alimentos contaminados. Asimismo, el 40% de la morbilidad por enfermedades alimentarias corresponde a niños menores de 5 años.

Este día internacional sirve para que se incrementen los esfuerzos destinados a garantizar que los alimentos que comemos sean inocuos. Incorporar la inocuidad alimentaria a la agenda pública y reducir la carga que representan las enfermedades transmitidas por los alimentos a nivel mundial.

La inocuidad de los alimentos es un asunto de todos

El tema de este año, “Alimentos inocuos ahora para un mañana saludable“, destaca  la necesidad de sistemas de producción sostenibles para garantizar la salud  de las personas, el planeta y la economía a largo plazo. Es importante reconocer que la salud de las personas, los animales y  el medio ambiente están interrelacionados y cualquier incidente adverso en la inocuidad puede tener un impacto global en la salud pública, el comercio y la economía.  

Todos tenemos un papel que desempeñar, desde la granja hasta la mesa, para asegurarnos de que los alimentos que comemos sean seguros y no dañen nuestra salud.

La forma en la que los alimentos se producen, almacenan, manipulan y consumen, afecta a su inocuidad. Cumplir con las normas alimentarias, establecer regulaciones de control de alimentos eficaces, proporcionar acceso a agua potable, aplicar buenas prácticas agrícolas, fomentar el uso de sistemas de gestión de la inocuidad alimentaria por parte de las empresas alimentarias y educar al consumidor en la elección de alimentos sanos, son algunas de las formas en las que los gobiernos, las organizaciones internacionales, los científicos, el sector privado y la sociedad civil trabajan para garantizar la inocuidad de los alimentos.

#InocuidadAlimentaria

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *